El Madrid, rey de la ‘cláusula del miedo’

  • Los blancos no olvidan las pesadillas que sufrieron en su día con Munitis, Eto’o y Morientes

  • El club de Florentino ha llegado a aplicar este tipo de cláusulas leoninas hasta en ¡Segunda B!

  • Cheryshev, jugador cedido al Villarreal, no podrá jugar en el Bernabéu por el veto merengue

corren-bromas-robo-elche--1684372086

El Real Madrid es el rey de la ‘cláusula de la vergüenza’, del ‘cagazo’, del ‘miedo’ o del ‘pánico’, según prefieran. Se trata de la prohibición por la que un jugador no puede enfrentarse al equipo que lo cedió, y si lo hace, el conjunto receptor debe pagar una suma previamente estipulada en el contrato. El veto del club blanco a Denis Cheryshev, atacante prestado al Villarreal, para que éste no juegue el domingo en elBernabéu reabre el debate sobre hasta qué punto este tipo de medidas pueden adulterar la competición.

En medio de la discusión acerca de si estas prácticas son también un atentado a la libertad de trabajo, el Real Madrid es de los clubs europeos que más aplica estas cláusulas leoninas, sobre todo con sus canteranos. El club merengue lleva desde 2004 blindándose con los cedidos o traspasados con opción de compra. Esta misma temporada, Lucas Vázquez, cedido por el club blanco al Espanyol, no pudo enfrentarse a su ex equipo en el estadio Santiago Bernabéu.

Los delirantes casos de De la Red y Negredo

El Real Madrid impone por contrato a sus ex jugadores no poder alinearse contra ellos por el miedo a que el descartado les haga una faena sobre el terreno de juego. De ahí que la entidad merengue aplicara la famosa ‘cláusula del cagazo’, término que acuñó en su día el ex madridista Pablo García, con futbolistas cedidos e incluso traspasados, como sucedió con Rubén de la Red. El entonces futbolista del Getafe fue vendido con una doble penalización: no poder enfrentarse al Madrid durante dos años, con una cláusula de 300.000 euros en el caso de que los azulones decidiesen alinearle ante el Real, circunstancia que obviamente no se produjo.

Lo mismo sucedió en su momento con Álvaro Negredo. Pese a que fue jugador delAlmería a todos los efectos, tenía una cláusula para no jugar en el Bernabéu. Lo chocante es que sí pudo medirse al Real Madrid en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Y para más ‘inri’, marcó el 2-0 a los de Bernd Schuster.

También fue delirante el caso de Pedro León. El jugador, al que humilló públicamenteJosé Mourinho, fue cedido al Getafe con una cláusula prohibitiva para un club modesto como el azulón. Para que pudiera enfrentarse a los merengues, el ‘Geta’ debía desembolsar ¡dos millones de euros! Lógicamente, la entidad que preside Ángel Torresno abrió la caja. Tampoco lo hizo el Hércules con la cesión del holandés Drenthe, en cuyo contrato de préstamo había otra penalización millonaria de dos ‘kilos’.

Cesiones de pesadilla

La ‘cláusula del miedo’, que también la sufrieron otros ex madridistas como Pablo García, Royston Drenthe, Javi García, Borja Valero, Diego López, Esteban Granero, Sergio Canales, Roberto Soldado o José Callejón, entre otros, la puso de moda hace algo más de diez años el Real Madrid de Florentino Pérez. Las cesiones de pesadilla empezaron con Pedro Munitis en la temporada 2002-03. El cántabro se vengó de su cesión al Racing marcando el tanto que tumbó a los blancos en El Sardinero, que celebró eufórico quitándose la camiseta.

Esa misma temporada, el ex merengue Samuel Eto’o también hundió al Madrid, que poseía el 50% de sus derechos de traspaso, y llevó al Mallorca a firmar un histórico triunfo en el coliseo blanco (1-5). Cuando anotó su segundo tanto hizo un gesto dedicado al palco. El camerunés dirigió su dedo al césped del Bernabéu, diciendo: “¡Yo, aquí!”. Pretendía demostrar ante Florentino Pérez que él estaba para jugar en el Madrid, por lo que esa expresión fue entonces una clara reivindicación.

En la campaña siguente, la 2003-04, Fernando Morientes fue cedido al Mónaco, también sin ninguna cláusula que le impidiera jugar contra el Real Madrid. Y los blancos acabaron palmando. ‘El Moro’ les eliminó de la Champions con dos goles clave y enterró al Madrid de los galácticos en el estadio Louis II.

En la temporada 2012-2013, Florentino Pérez dio una vuelta de tuerca a la ‘cláusula de la vergüenza’ y la implantó también en la cantera. En noviembre de 2012, Josep Señé, cedido al Oviedo, no pudo enfrentarse por ello al Real Madrid C , en un partido de Segunda B.

Barça y UEFA, en contra

El FC Barcelona es contrario a las ‘cláusulas del miedo’ y nunca ha aplicado esa fórmula con los jugadores cedidos porque considera importante para su formación que los estos futbolistas disputen los partidos importantes. La UEFA, por su parte, tampoco es partidaria de este tipo de vetos y por eso anuló la pasada temporada la cláusula estipulada en el contrato de cesión de Courtois del Chelsea al Atlético, que exigía el pago de tres millones de euros para poder jugar contra el equipo inglés. La FIFA es poco partidaria de esta cláusula y estaría por anularla. En cambio, la Premier Leagueprohíbe por normativa que un jugador a préstamo pueda enfrentarse al equipo que lo cede.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s