Luis Aragonés: «Respeto a Raúl, pero el tiempo pasa»

Imagen de La petición de Luis Aragonés
Cuando los responsables de Televisión Española contactaron con el seleccionador nacional para participar en el programa «Tengo una pregunta para usted», a Luis Aragonés se le encendió una lucecita. Entendió que era una buena oportunidad para que la gente lo conociese y limpiar la imagen distorsionada y equivocada que se tenía de su persona cada vez que sale en los medios embutido en la ropa del equipo nacional.
Y Luis salió airoso del tercer grado a lo largo de casi dos horas. Enseñó su vertiente más amable y se mostró muy simpático con los «fiscales» elegidos para la ocasión. No eludió ningún tipo de pregunta y tocó casi todos los palos que afectan a su persona y al equipo nacional. El epicentro de las curiosidades giró en torno a Raúl, y Luis fue lapidario. En diferentes oleadas abordó el tema y dejó jugosas perlas.
«A Raúl no le voy a descubrir. Ha venido dos años seguidos y hasta el segundo partido de la fase de clasificación para la Eurocopa. Ahí perdimos ante un rival inferior y yo y mi equipo decidimos que debíamos renovar la selección. De ahí no sólo falta Raúl. Faltan más. Raúl es importante en su equipo y lo ha sido en la selección. Mi conciencia me dicta que este grupo está rindiendo bien. Cogí una selección y quiero hacer un equipo», contestó a Carlos Sánchez Palencia, un estudiante de 21 años.
Los jugadores se caen solos
Luego, Juan Ortiz Lopez quiso saber si se dejaría presionar por la prensa para convocar al capitán del Real Madrid para la Eurocopa: «Reconozco la categoría de Raúl. No le puedo decir si va a estar o no en la lista. Es difícil que pueda venir y él lo sabe. Ahora si lo llamase el que pensase que lo habría hecho por presiones sería un error. Si viene es porque está mejor que nadie. Tengo respeto por uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos, pero el tiempo pasa. Los jugadores se seleccionan solos y se caen solos».
El revólver de Luis muestra tantas muecas y balazos como el de Liberty Valance. Se ha curtido entre la calle y los campos de fútbol; la nobleza y el populacho; los vicios y el trabajo; el blanco y el negro… Un hombre ciclotímico atizado con contundencia por la crítica más ácida, que ha logrado calar en un amplio sector de la sociedad española.
Entendía este capítulo como uno de los puntos más débiles de su perfil. Por eso, antes de subir al estrado —por cierto nunca se sentó en la silla preparada— pidió la palabra y justificó su presencia en el plató en un argumentario de dos puntos. «Ni mi persona ni mi nombre son mediáticos. Tampoco lo deseo. Estoy aquí como seleccionador de fútbol. Di la conformidad por dos poderosas razones. La primera, por defender al fútbol, que es un deporte que me apasiona, y a los profesionales. No se respeta a nadie, se pone en duda y hasta se llega al insulto. La segunda,porque se ha realizado un deterioro de mi imagen por parte de gente que, ni me conoce, ni sabe cómo soy».
Puso la primera piedra para la reconciliación y luego consiguió arrancar el elogio de la mayoría, sobre todo del sector femenino. Carmen Pérez Rey (70 años) casi abandona el asiento y le planta dos besos. «Hoy no me he salido de tono. Y casi nunca. Soy un defensor de la verdad y a veces soy vehemente. También sé pedir perdón. He tenido salidas de tono porque sé que tengo razón. Y como entrenador, cuando se ha perdido por mi culpa lo he dicho y lo he reconocido», contentó a Nacho García Gimeno.
«El deterioro de mi imagen es real. ¿A qué no me ve tan ogro como dicen? Los seleccionadores siempre terminamos mal. Le pasó a Clemente y ahora a Luis porque España no ha ganado nada y hay que aguantar las críticas», dijo a Ana Garzo Casado. «Las críticas las acepto todas. No me hacen daño para nada. Lo que no me gusta es el insulto y se me ha insultado», replicó a José Luis Suárez.
Hay personas que incluso temen por la integridad física del seleccionador, como fue el caso de Valentín Martín. «No tengo miedo de salir a la calle. Salgo tranquilamente y nunca miro hacia atrás. En el fútbol están pasado cosas muy feas, pero en otros sitios. tengo mi conciencia tranquila y salgo con mi mujer a cenar, al teatro y al cine. Bueno al cine, acompaño a mi mujer».
Siempre ha dicho Luis Aragonés es su peor jefe de prensa es Luis Aragonés. Por eso su entorno le recomendó autocontrol y oídos sordos a la provocación. Y consiguió esquivar los dardos. Como el del chándal. «Debo ir en chándal porque en el campo estoy en mi trabajo y no para presumir. Hace tiempo que mi profesionalidad me dice que debo ir en ropa de deporte como los jugadores», respondió a Mamen Flores.
Noventa negros le apoyan
O el tema del racismo. «Mis amigos me dicen que cómo es posible que se acuse de racista. Gané la batalla legal al CSD y a la Federación, ésta me acusaba de una falta, en la Justicia ordinaria y había 90 jugadores de color dispuestos a acudir a una radio para apoyarme», dijo a Alejandro Ibongo Ondó.
También afrontó el asunto de las selecciones autonómicas: «Hoy no es posible. No soy una autoridad para estos temas. No tengo potestad porque no soy político. A mí me han pedido permiso para que un jugador participase con su selección en verano y se lo he dado sin problemas. Ahora no sois ni un país ni una nación. Seguro que España jugará en Euskadi y se llenará el campo», respondió a Mikel Xabier Morán.
Lógicamente el nombre de Oleguer Presas, reconocido independentista catalán, y la renuncia a jugar con España contó con un hueco. «No me parece bien que un jugador se niegue a jugar con la selección, pero el que no quiera venir que lo diga. Me habla de Oleguer y le digo que ha venido con nosotros y se ha puesto el chándal sin que nadie le diga nada. Tuve una conversación muy fructífera con él y me dijo que no tenía ningún inconveniente en jugar con España. Él no tiene la cultura futbolística de las categorías inferiores como Xavi, Iniesta o Cesc. Y ahora como tampoco juega en su equipo tiene pocas opciones de venir», señaló a Alejandra Cerdá.
La vertiente social acaparó buenas parte de las preguntas, pero también las hubo sobre fútbol. Luis dijo que los «futbolistas están bien pagados», que sólo unos cuantos cobran cifras desorbitadas, pero «que hay jugadores en Segunda y en Tercera que son mileuristas».
Hará el Camino de Santiago
Luis se vio fuerte, incluso se vio arriba en fases. Le preguntaron si no era mayor para entrenar a España. No se sulfuró: «No me siento mayor. No tengo que correr y mi cerebro está perfecto. Es viejo o mayor el que quiere ser mayor».
Reconoció que dejará la selección después de la Eurocopa y que seguirá entrenando posiblemente fuera de España, pero que hará con su mujer el Camino de Santiago si gana la Euro. Todavía no ha decidido si se vacunará contra la garrapata y que lo hará hoy. Y estuvo torero cuando dijo que entrenaría a un equipo femenino.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s